La presente información está extraída de la wikipedia y de las web psicologoinfantil.com y guiainfantil.com
Aquí encontrarás información sobre el acoso escolar y sobre la educación en valores.
¿Qué es el acoso escolar?
blogs.robertobalaguer.com
blogs.robertobalaguer.com

  • El acoso escolar (también conocido por su término inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Es una forma característica y extrema de violencia escolar. Es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor agrede a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros.
  • Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares.
  • Este tipo de violencia escolar se caracteriza, por tanto, por una reiteración encaminada a conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder en tanto que es ejercida por un agresor más fuerte (ya sea esta fortaleza real o percibida subjetivamente) que aquella.
  • El sujeto maltratado queda, así, expuesto física y emocionalmente ante el sujeto maltratador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas (aunque estas no formen parte del diagnóstico); es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana.
  • En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio.
  • Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años), siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas.

¿Cómo se detecta el acoso escolar?
dialogos.pideundeseo.org
dialogos.pideundeseo.org

  • Cambios en el comportamiento del niño. Cambios de humor.
  • Tristeza, llantos o irritabilidad.
  • Pesadillas, cambios en el sueño y /o en el apetito.
  • Dolores somáticos, dolores de cabeza, de estómago, vómitos.
  • Pierde o se deterioran sus pertenencias escolares o personales,gafas, mochila, pantalones rotos, pérdida del estuche, etc. de forma frecuente.
  • Aparece con golpes, hematomas o rasguños , dice que tiene frecuentes caídas o accidentes.
  • No quiere salir, ni se relaciona con sus compañeros
  • No acude a excursiones, visitas, etc, del colegio.
  • Quiere ir acompañado a la entrada y salida
  • Se niega o protesta para ir al colegio.
  • La relación de los alumnos y alumnas en los pasillos y en el patio.
  • Las "pintadas " en las puertas de baños y paredes (Qué nombres aparecen habitualmente.
  • La no participación habitual en salidas del grupo.
  • Darle importancia a las risas o abucheos repetidos en clase contra determinados alumnos o alumnas.
  • Se queja de forma insistente de ser insultado, agredido, burlado...
  • Si comenta que le roban sus cosas en el colegio o si cada día explica que pierde su material escolar.
  • Escasas o nulas relaciones con los compañeros/compañeras.
  • Evidencias físicas de violencia y de difícil explicación, como moratones, rasguños o cortes cuyo origen el niño no alcanza a explicar; ropa rasgada o estropeada.
  • Objetos dañados o que no aparecen.
  • Quejas somáticas constantes del alumno: dolores de cabeza, de estómago o de otro tipo cuya causa no está clara.
  • Accesos de rabia extraños.
  • Variaciones del rendimiento escolar. Pérdida de concentración, Aumento del fracaso escolar.
  • Quejas de los padres que dicen que no quiere ir al colegio.

¿Cómo se evita?
html.rincondelvago.com
html.rincondelvago.com

  • Educar es una tarea muy difícil ya que ni los padres ni las madres son expertos en pedagogía o han nacido ya preparados para educar a sus hijos. Pero la familia se construye y su estado es considerado esencial para la socialización de los niños a través de la transmisión de valores, normas, comportamientos, etc.
  • La familia es la que tiene que establecer lo que es reprobable y lo que es aceptable, en casa y en la relaciones sociales.
  • Según los expertos en acoso escolar, la ausencia de reglas, la falta de supervisión y de control razonables de la conducta de los hijos fuera del colegio, de lo que hacen y con quién van, una disciplina demasiado dura, la falta de comunicación y la frecuencia de tensiones y de peleas en la familia, pueden llevar a que los hijos adquieran conductas agresivas.
  • Los padres han de estar atentos a:
  1. Preocuparse por los hijos, hablar con ellos, evitar los monólogos. Se aprende y se conoce mejor los hijos oyéndoles.
  2. Estar pendiente de los posibles síntomas como nerviosismo, falta de apetito, insomnio, bajo rendimiento escolar, fobia escolar, etc.
  3. Controlar y supervisar las conductas de sus hijos, observando qué hace, a dónde va, con quién juega, cuáles son sus intereses, proyectos, etc.
  4. Determinar los límites y las normas. Exigir el cumplimiento de las normas elementales.
  5. Educar para controlar las emociones, para comportarse con los demás, para convivir con otros.
  6. Observar los comportamientos, estados de ánimo, y los cambios en los hábitos de los niños.
  • En los centros educativos se deben establecer reglas para evitar el bullying, mantener un buzón de sugerencias y de quejas siempre abierto, tratar el tema a través de cursos, conferencias o tutorías, poner a cuidadores o vigilantes en el comedor, en el recreo, y en otras zonas de riesgo, la educación en valores, e intervenir de una forma rápida, directa y contundente en el caso de que haya alguna sospecha de acoso escolar.
  • Recibiendo una buena educación en valores que proporcionen tanto la familia como los centros educativos.

¿Qué puedes hacer si te ocurre?
superguay-bailarina...
superguay-bailarina...

  • Ignora al agresor, como si no lo oyeras, Ni siquiera lo mires.
  • No llores, ni te enfades, ni muestres que te afecta. Eso es lo que el agresor pretende, no le des esa satisfacción. Aun si te sientes verdaderamente mal, no dejes que se te note. Más tarde podrás hablar o escribir sobre tus reacciones.
  • Responde al agresor con tranquilidad y firmeza. Di, por ejemplo: «¡No!» «Eso es lo que tu piensas.»
  • Si puedes, trata de ironizar o tratar con humor lo que te diga. Por ejemplo. «¡Qué pantalones más ridículos!» y tú dices «¡Gracias! Me alegra que te hayas dado cuenta.»
  • Aléjate o corre si es necesario si crees que puede haber peligro. Aléjate de la situación. Vete a un sitio donde haya un adulto.
  • Si eres una víctima permanente de los agresores, «lo más importante» que tienes que hacer es: hablar con un adulto.
  • Comienza con tus padres. Eso no es «acusar». Es pedir ayuda a las personas que te quieren cuando de verdad las necesitas. Haz que tus padres lo hablen con alguien del colegio, no con los padres del agresor.
  • Si sientes que no les puedes contar a tus padres o que tus padres no te apoyan de la manera que necesitas, habla con otro adulto en quien confíes: un maestro, el director, el orientador. Si no quieres hablar de ello con nadie a solas, lleva un amigo, hermano. Te ayudará mucho llevar a alguien que haya visto cuando te agreden.
  • Haz que al adulto le quede claro que esa situación te afecta profundamente. Especialmente si eres víctima de «agresiones verbales», porque muchos adultos no consideran graves las agresiones verbales. La realidad es que esta clase de agresiones es la que más puede hacer daño.
  • Si sientes que no puedes decírselo a nadie, trata de escribir una carta contando lo que te sucede. Dásela a un adulto en quien confíes y guarda una copia para ti.

¿Qué es la educación en valores?

  • Por educación en valores entendemos la transmisión de una serie de normas morales y civiles (de comportamiento y de saber estar y actuar en la convivencia diaria dentro del seno de la sociedad en la que forzosamente vivimos y convivimos) para respetar los derechos y libertades de las demás personas y para ser respetados en nuestros derechos y libertades; y, así, poder evitar cualquier conflicto (violencia de género, racismo, xenofobia, guerras, discriminación, etc.).

  • La educación debe consistir en la formación de la personalidad. Una formación que corresponde, sobre todo, a la familia, pero también a la escuela, a los medios de comunicación, a la sociedad en su conjunto. Urge, por tanto, volver a valores como el respeto, la convivencia, el esfuerzo, la equidad o la utilización razonable de la libertad. (Victoria Camps)

  • La educación en valores se centra, principalmente, en: educación intercultural, educación para la convivencia, educación para la paz, educación para la igualdad, educación para la salud, educación sexual y afectiva, educación para prevenir la violencia, educación para el medio ambiente, etc.

Información completa sobre el acoso
actiludis.com
actiludis.com


Para trabajar los valores