AQUÍ VAS A ENCONTRAR ALGUNAS ATROCIDADES QUE OCURREN EN ALGUNAS PARTES DEL MUNDO EN NOMBRE DE LA BELLEZA FEMENINA:LOS PIES Y EL CUELLO. Mujeres chinas y sus pies vendados, también llamadas "Flor de Loto"

  • Una tradición perdida de la antigua China dice que en el siglo X, el emperador Li Yu ordenó a su concubina favorita vendarse los pies con cintas de seda y bailar sobre una plataforma que tenía esculpida una flor de loto. Se desconoce todavía el origen exacto del vendaje de los pies en China pero, más o menos verídica la leyenda, se sabe que las primeras que empezaron a vendar sus pies fueron las bailarinas de palacio en el siglo X, con el objetivo de realzar la gracia de sus movimientos. De la corte se extendió a las clases altas y en el siglo XVI se popularizó por todo el territorio chino y en todas las clases sociales.

  • Con el paso del tiempo, el significado se volvió absolutamente opuesto -de realzar la gracia de los movimientos a restringirlos-, adaptándose a los valores femeninos defendidos por Confucio: la vida doméstica, la virtud, la maternidad y el trabajo manual.
  • A pesar del cambio de significado, la sensualidad inicial, lejos de perderse se acentuó y el ‘pie de loto’ era considerado la parte más erótica del cuerpo de la mujer. Sin embargo, para que los pies se convirtiesen en loto dorado –obra de arte y objeto de deseo– debían medir sólo siete centímetros y reunir las siguientes características: ser delgados, pequeños, puntiagudos, arqueados, perfumados, suaves y simétricos.
    Comparación entre unos pies vendados y unos normales. japoneitor.com
    Comparación entre unos pies vendados y unos normales. japoneitor.com
  • Y ese duro trabajo empezaba a la edad de cinco o seis años, de las manos de las madres, siempre que éstas pudiesen permitirse mantener a la hija sin trabajar fuera de casa.
  • El Proceso del vendaje era el siguiente: encerradas en la habitación, la madre le cortará las uñas de los pies. Desde ese día y durante un periodo comprendido entre seis meses y dos años la hija sentirá un dolor insoportable, hasta que el nervio se muera y deje de sentir ningún tipo de dolor. Los pies se ponían en remojo con una mezcla de hierbas y sangre animal para eliminar las posibles infecciones de la piel. En ese momento su propia madre le rompía los 4 dedos más pequeños y los aprisionaba contra el talón para luego vendarlos con seda o algodón. Este ritual se repetía cada dos días con vendas limpias y durante 10 años.
  • Pasados los dos primeros años, ambos pies medían aproximadamente 10 centímetros. El dolor no cesaba debido a que cada vez las vendas se ponían más prietas, además de que era muy habitual que el proceso causara graves infecciones.
  • La mujer nunca debía mostrar sus pies sin los zapatos pues estos eran sinónimo de feminidad y altamente eróticos para los hombres de la época.
  • ¿Método de control machista o decisión propia? Con los pies vendados las niñas podrán caminar, pero deberán hacerlo con pasitos minúsculos y no conseguirán alejarse mucho de su casa, por lo que muchos consideran que esta práctica era un instrumento de opresión machista.
  • El vendaje de los pies, el símbolo más característico de la identidad femenina en la China tradicional, fue prohibido en 1911.El motivo principal de su desaparición fue un nuevo cambio de significado, propiciado por la influencia extranjera en el siglo XIX. Empezó a atacarse la costumbre de vendar los pies como algo insano y bárbaro y como obstáculo para la modernización del país.
  • Las mujeres de las regiones costeras, identificándose con las posturas europeas, rechazaron pronto continuar la tradición con sus hijas y, poco a poco, el significado negativo de esta práctica fue penetrando también en el interior de China, donde en 1957 se vendaron por última vez los pies de una china. Se ponía fin entonces a una tradición de mil años de antigüedad.
  • ¿Quedan aún mujeres con los pies vendados? A pesar de estar prohibida la práctica, existen mujeres de avanzada edad que al nacer en zonas más aisladas continuaron con la tradición. Aún es posible encontrar a algunas de estas mujeres.
  • Las siguientes fotos fueron realizadas en la población de Liuyi, situada en la provincia de Yunnan. La mujer se llama Zhou Guizhen y tenía 86 años en el momento de ser tomadas las fotografías.
así son los pies después del proceso. lagranepoca.com
así son los pies después del proceso. lagranepoca.com



MUJERES CUELLO DE JIRAFA


Las llaman las mujeres de cuello de jirafa, las cuello largo, o las padaung, su nombre en birmano, calificativo que detestan. En realidad pertenecen a la etnia kayan, y se sienten orgullosas de su cultura.
forometropolis.com
forometropolis.com


Ellas siguen una antigua tradición que consiste en tener el cuello lo más alargado posible. Para lograr su objetivo utilizan unas anillas doradas que rodean el cuello hasta alargarlo a dimensiones increíbles.La transformación comienza desde temprana edad, a los cinco años, al colocarse aros en el cuello, paulatinamente mientras transcurren los años.La vida de estas mujeres está marcada por sus collares. Nunca se los quitan. Ni para dormir, ni para lavarse, ni para comer…

Se cree que, antiguamente, la finalidad de estos anillos era la protección contra los ataques de los carnívoros, que habitualmente mataban a sus presas mordiendo su garganta. También se dice, entre otras conclusiones, que con ese elemento alrededor del cuello se afea a las mujeres y así se evita que sean esclavizadas por otras tribus. Pero todas son teorías no confirmadas. Al ser preguntadas las padaung, dicen que simplemente es una costumbre cultural indicadora de belleza.

Antiguamente, la sociedad padaung era matrilineal (que se basa en la línea materna, la de la madre) y monógama (una sola pareja), pero finalmente se convirtió en polígama (más de una pareja) dada la escasez de hombres, muertos en las guerras. Esto situó a los varones en una especial situación de poder, en la que la fidelidad de las mujeres tenía un importante papel.

Así pues, la infidelidad de la cónyuge era castigada con la retirada de la espiral de anillos de cobre u oro, con la consiguiente incapacidad de sujetar con normalidad la cabeza, ya que los músculos del cuello se habían atrofiado a lo largo de los años. Estas mujeres tendrían que resignarse a vivir recostadas o sujetar la cabeza con sus propias manos.

No todas las mujeres de la tribu son las que consiguen ser mujer jirafa; sólo las que nacen los miércoles de luna llena son consideradas las privilegiadas de ese honor. Para ellas es toda una honra, pues son admiradas por el resto de la tribu. Desde temprana edad empiezan a colocarle los aros a su cuello, hechos de alambre de bronce.
aventuraespiritual...
aventuraespiritual...


Los alambres se los van incorporando conforme van transcurriendo los años y así los llevaran toda su vida, ya que si se desprendieran de ellos morirían desnucadas por la flacidez de los músculos del cuello al no soportar el peso de la cabeza.

Una mujer kayan llegó a ponerse 27 collares, una marca todavía inigualada, que pesaba unos nueve kilos y que estiraba el cuello unos diez centímetros. En un artículo de
National Geographic se mostraba la radiografía de una mujer en la que se apreciaba que los collares no aumentaban la separación entre las vértebras del cuello, sino que oprimían la clavícula hacia abajo incluyendo la cavidad de las costillas, creando así el efecto de un cuello muy estirado.
blogs.gamefilia.com
blogs.gamefilia.com


Hoy en día, sólo un puñado de ancianas conocen la peligrosa técnica para cambiarse los collares, lo que suele hacerse en celebraciones organizadas en noches de luna llena.
ngenespanol.com
ngenespanol.com


Toda una curiosa costumbre cultural indicadora de belleza para esta milenaria
etnia Karenni.
 images.artelista.com
images.artelista.com